lunes, 10 de agosto de 2015




No se olvida
Baleryns López

El caballo y la fusta,
un perro y la bota,
látigo en la espalda,
sangre en la boca,
cuando te alzan la mano
y no sabes que esperar,
eso,
eso no se olvida.

Sol punzante y llagas en los labios,
rotas las manos,
desgastadas las rodillas,
sembrar en el desierto esperanzada,
gastar toda el agua y
recoger arena de fruto,
eso,
eso no se olvida.

No se olvida,
el cajón y la cama vacía,
el cepillo dental sólo en el baño,
el café y el almuerzo sin compañía,
los sueños arrancados a sablazos,
ausencias,
respirar sobreviviendo.

Sudores y olores impregnando la noche,
sombras que se desvanecen
en los antiguos lugares del amor,
abrazada a la soledad
y el reloj corriendo,
eso no se olvida.

Lavar las sabanas y la piel,
cuarto de hotel,
ilusiones en las cloacas,
vientre cerrado como el columpio
de un parque con candado,
no se olvida.

Negada tres veces,
abandonada la mariposa
en medio de la jauría,
el “no te vayas me estas matando”
y quedar desnuda en una cárcel,
no se olvida.

No se olvidan así de fácil,
como si nada,
son puñales que se hunden en el alma,
donde las cicatrices no se ven
y el sanar tarda.

Espacios de la oquedad,
a esos lugares no se regresa jamás,
porque el amor nunca profirió un herida.


10/08/15

No hay comentarios:

Publicar un comentario